Daily Archives: 8 October, 2015

Tríada oscura (narcisismo, maquiavelismo y psicopatía)

Algunos autores han relacionado el maltrato psicológico con la llamada Tríada oscura, estudiando sus componentes dentro de la población general, normal y subclínica (Benning, Patrick, Blonigen, Hicks y Iacono, 2005; Hall y Benning, 2006; Jakobwitz y Egan, 2006). Esta incluye rasgos de personalidad narcisista (egocentrismo, autoestima inestable y sentimiento de grandiosidad), rasgos de psicopatía (desprecio por los demás, engaño, ausencia de remordimiento y responsabilidad), y maquiavelismo (cinismo, astucia y manipulación de los demás). Estas tres manifestaciones comparten la ausencia de empatía, están asociadas al abuso interpersonal en general y a la utilización de la violencia psicológica sobre la pareja. Este maltrato suele ser el tipo de violencia más frecuente en las relaciones íntimas, a menudo precede a la violencia física (O’Leary, 2001) y puede tener consecuencias tanto o más graves que el abuso físico o sexual (Henning y Klesges, 2003). Aunque personas con este tipo de personalidad rara vez emplean la violencia física para conseguir sus fines, si con sus tretas psico-emocionales no consiguieran sus objetivos, las consecuencias podrían llegar a ser fatales para la víctima (Garrido 2000). Estos maltratadores, aunque a veces sean impulsivos, pueden tener autocontrol, haciendo uso de una inteligencia que es normal/alta, ejercen dentro del hogar su despotismo y control psicológico, eficaz para abusar de su pareja sin exponerse a denuncias. Los insultos, vejaciones, aislamiento e intimidación son herramientas poderosas para disminuir la autoestima y los recursos personales o sociales de la víctima, aumentando su indefensión y su sometimiento al maltratador. Estos maltratadores o psicópatas subclínicos pueden llevar una vida normalizada, no cumplir criterios del Trastorno antisocial de la personalidad, ni cometer delitos, y no puntúan significativamente en el PCL-R.

Perfil sádico

El maltrato físico o psicológico suele ser llevado a cabo por maltratadores con rasgos de personalidad disfuncionales. Uno de los perfiles relacionados con el maltrato a la mujer es el sádico (la prevalencia de esta personalidad en mujeres, aunque pueda darse, es escasa) y aunque parece menos frecuente que otros rasgos de personalidad, es mucho más destructivo. El rasgo de sadismo ha sido observado frecuentemente en los maltratadores de pareja (Hart, Dutton y Newlovee, 1993). A. Raine encuentra que en el plano afectivo, el sádico comparte muchos de los rasgos críticos del psicópata: no siente remordimientos por su tiránico comportamiento, no siente vergüenza ni culpa y es incapaz de empatizar con sus víctimas. El estudio de este trastorno y su comorbilidad es escaso; sería necesaria más investigación en muestras de maltratadores.
El DSM-III lo describía como un patrón patológico de conducta cruel, vejatoria y agresiva que se manifiesta desde el principio de edad adulta en al menos 4 de los ítems siguientes:
- Utilización de la crueldad o violencia con el fin de establecer una relación dominante.
- Humillar o dar trato vejatorio a alguien en presencia de otros
- Disfrutar provocando sufrimiento físico o psicológico a personas o animales
- Mentir con el fin de causar daño o infligir dolor (no simplemente para alcanzar algún objetivo)
- Tratar o castigar con excesiva dureza a algún subordinado, por ejemplo niño o alumno
- Restringir la autonomía de la persona con quien tiene relación más estrecha
- Conseguir que otros hagan la propia voluntad intimidándoles o atemorizándoles
- Fascinación por la violencia, las armas o la tortura