Cuando ir al Psicólogo

You are here: Home » Cuando ir al Psicólogo

158992719Cuando los síntomas de tipo obsesiones, tristeza, apatía, pánico, irritabilidad, etc., son intensos e interfieren en nuestra vida personal laboral, familiar o social, nos están indicando que algo va mal y que necesitamos un cambio en nuestro entorno o en nuestra actitud. El síntoma suele ser un intento de solución o de adaptación a una situación que percibimos como desbordante por su naturaleza o porque en ese momento de nuestra  vida nos sentimos vulnerables. La psicoterapia es un proceso  en el que exploramos esos síntomas y lo que nos comunican,  para identificar  lo que necesitamos y conseguirlo de forma adaptativa, sin provocar efectos nocivos en nuestra vida.

Para ampliar el autoconocimiento de nuestras reacciones ante lo que nos ocurre, lo que nos permite ampliar nuestra visión y aumentar la libertad de decidir y afrontar eficazmente los problemas. Todo lo que es ignorado o fuera de nuestra conciencia suele permanecer inalterable o fuera de nuestro control; en cambio, cuando dirigimos nuestra atención hacia nuestro mundo interior de pensamientos, emociones y sensaciones físicas, nuestra mente  se activa y expande, resultando más fácil potenciar nuestros recursos o minimizar nuestras limitaciones.

Los acontecimientos estresantes que suponen un giro en nuestras vidas como enfermedad, divorcios, cambios de residencia o trabajo… a menudo resultan difíciles de afrontar sin ayuda y provocan ansiedad, depresión o comportamientos perjudiciales para nosotros mismos y los demás. Con la psicoterapia podemos encontrar claridad y calma en un espacio de apoyo, libertad y aceptación incondicional, en el que aprenderemos otras formas de afrontamiento más constructivas para adaptarnos a las nuevas situaciones.

Cuando el autosabotaje nos aleja de nuestros objetivos y sucumbimos a conductas o hábitos perjudiciales, sintiéndonos sin control. Esto suele ocurrir en adicciones a sustancias, dependencia emocional, atracones, postergación, y cualquier otro comportamiento del que nos queremos alejar, pero en el que nos encontramos como prisioneros. A menudo la culpa o la vergüenza impiden buscar ayuda, pero también es cierto que reconocer que se tiene un problema es el primer paso para solucionarlo.

Cuando nos encontramos con conflictos internos, dilemas que no tienen una fácil solución o que suponen una elección dolorosa, y nos encontramos con un bloqueo en la toma de decisiones. La psicoterapia puede clarificar nuestras necesidades, armonizando los aspectos racionales y emocionales para elegir qué dirección tomar asumiendo con confianza nuestra elección.

Cuando cuesta socializar y encontramos dificultades interpersonales (en el trabajo, en familia o pareja, con amigos…) a causa de timidez, agresividad, inseguridad, etc… Podemos  mejorar nuestras habilidades de comunicación, expresando nuestros sentimientos y necesidades de forma constructiva.

En algunos casos, los síntomas pueden necesitar de una medicación que alivie el sufrimiento emocional y regule el estado de ánimo para un funcionamiento equilibrado de la mente y el cuerpo. En estos casos, la psicoterapia actúa de forma sinérgica, aumentando la eficacia en la remisión de los síntomas y previniendo recaídas futuras.

Show Comments