s

Tag Archives: Terapia de pareja

PAREJAS: MALTRATO Y BUEN TRATO

MALTRATO EN PAREJA

Los malos tratos en pareja son una forma de violencia casi siempre invisible para otros al infligirse en la intimidad del hogar, lo que hace más difícil ponerle freno, a menos que las víctimas del maltrato se defiendan, ya sea denunciando o separándose. Es entonces cuando pueden reencontrarse a sí mismas y tomar conciencia de su derecho a sentir bienestar, se darán cuenta de los recursos que siempre tuvieron y recuperarán el control de su vida.

Aunque hay formas de violencia que pueden  ser muy graves y llegar hasta el intento de asesinato, nos centraremos en los indicadores de maltrato más frecuentes, a menudo tan perversos que no se identifican como tales hasta que pasan años y aumentan en intensidad hasta ser intolerables. El maltrato puede ser:

Físico: empujones, bofetadas, restricción física, agresiones con o sin objetos

Psicológico: control y dominación, desprecios, burlas, vejaciones, insultos, intimidación con gritos o golpes a objetos, coacciones, amenazas

Sexual: violación, coacción sexual, presión para realizar actos sexuales no deseados

Económico: restringir gastos básicos, parasitismo o vivir a expensas del otro teniendo capacidad, impedir uso de los bienes comunes

BUEN TRATO EN PAREJA

Una relación de pareja sana por supuesto no cae en las conductas patológicas arriba indicadas.  Por el contrario, una relación madura y equilibrada es beneficiosa para los dos porque permite el crecimiento, aporta bienestar y seguridad, y el grado de compromiso no pone en riesgo la libertad de elección. Aunque estos indicadores  no garantizan una relación para siempre, sí contribuirán a un vínculo armonioso y un espacio de bienestar. Hay que tener en cuenta la reciprocidad, porque si el esfuerzo lo realiza únicamente un miembro de la pareja, la relación no puede ser satisfactoria.

Valoración: Se reconocen las cualidades del otro y lo que aporta a la relación. No todos los rasgos de personalidad van a gustar para siempre, y a veces se puede intentar adaptarlos a la relación, pero se acepta que el cambio no deber ser impuesto sino voluntario, y se tienen en cuenta los aspectos positivos de esos rasgos.

Comunicación respetuosa: Se expresan y se escuchan los pensamientos, sentimientos y deseos mutuamente, respetando los diferentes puntos de vista.

Empatía: Escucha, comprensión y aceptación de las necesidades propias y de la pareja

Negociación: Cuando hay desacuerdos o necesidades contrapuestas, se dialoga con actitud constructiva hasta llegar a acuerdos que no perjudiquen a ninguno

Libertad responsable:  Se permite el desarrollo personal y la consecución de deseos y proyectos personales sin perjudicar al otro y sin que entren en conflicto con los valores principales o los compromisos de la pareja. Se pactan las reglas y normas sin imposición, y éstas se revisan cuando sea necesario con consenso

Terapia de pareja en Madrid. Infidelidad, celos, discusiones

La terapia de pareja es la opción cuando por diferentes circunstancias, se producen  crisis o cambios en la convivencia a los que puede costar adaptarse por el aumento del compromiso, cargas de responsabilidad desbordantes, estresores externos que afectan a l relación.

Los motivos más frecuentes de desacuerdo e insatisfacción en la pareja por las que se puede acudir a una terapia son:

  • Discusiones frecuentes
  • Infidelidad
  • Celos y desconfianza
  • Desacuerdo en la crianza de los hijos
  • Problemas con familia política
  • Conflicto relacionado con la administración del dinero
  • Repartición de tareas domésticas y ocio

En todos los casos, en la primera fase se intenta lograr una comunicación franca y directa de los sentimientos (y a menudo resentimientos) para fomentar la empatía y la comprensión mutua de lo que está motivando la insatisfacción en la pareja. Esta tarea puede resultar complicada en un principio; ya que a menudo se acude a terapia cuando el conflicto se ha enconado y despierta fácilmente sentimientos de rabia, impotencia o tristeza. En cualquier caso, avanzando al ritmo de la pareja, debe buscarse una honestidad respetuosa, diferenciando entre sentimientos y conductas. Se puede pedir responsabilidad sobre la conducta, sobre todo cuando es destructiva para uno o para los dos miembros, pero con los sentimientos, creencias y valores lo más eficaz es intentar comprenderlos y descubrir qué necesidades los motivan; ya que la voluntad no es suficiente para modificarlos.

Las razones de exclusión de una terapia de pareja son:

  • La presencia de una tercera persona en una relación ya sea sexual o amorosa. En estos casos, la gratificación que supone una relación sin las cargas de responsabilidad interfiere con el esfuerzo terapéutico que se espera de la pareja. Por otra parte, una doble vida aumenta el estrés, los engaños y lo más recomendable generalmente es decidirse por la implicación total en sólo una relación.
  • Presencia de trastornos graves como depresión mayor u otros trastornos del estado de ánimo, adicciones, trastornos de personalidad, psicosis, etc. Antes de comenzar una terapia de pareja conviene una terapia individual para tratar y disminuir la sintomatología derivada, lo que en la mayoría de los casos revierte positivamente en la relación de pareja.
  • Maltrato físico y/o psicológico. Generalmente, las personas maltratadoras no suelen acudir a terapia, ya que consciente o inconscientemente están consiguiendo lo que necesitan o desean, manipulando o exigiendo. Tanto los que maltratan como las víctimas suelen ser personas con muy baja autoestima; los rasgos de psicopatía, narcisismo o paranoia también se relacionan con conductas agresivas y controladoras. En algunos casos puede que no haya consciencia del perjuicio que se está infligiendo a la otra persona y quizás la terapia pueda ayudar a un darse cuenta que motiva acciones de cambio.

En Psicólogos Eleva de Madrid y Las Rozas valoramos en una primera entrevista informativa cuál sería el enfoque más eficaz para resolver los problemas de pareja.